¿Cuáles son las consecuencias económicas del COVID-19?

ECONOMÍA
18/03/2020
123

El coronavirus ha generado crisis en las empresas

 

El mundo entero está atravesando una crisis sin precedentes en la historia moderna de la humanidad: la pandemia del COVID-19. Esta amenaza, además de ser el mayor reto sanitario que se ha surgido en los últimos años, presenta enormes desafíos para la economía mundial, en la cual ya se empiezan a ver los primeros estragos.

 

Algunos de los fenómenos que el COVID-19 ha tenido en la economía y que tienen preocupados a los economistas alrededor del mundo tienen que ver con el comportamiento del dólar, la caída del precio del petróleo, la baja en el precio de las materias primas, y —como consecuencia de lo anterior— el pánico que parece contagiarse en los mercados del mundo.

 

La crisis de China es la crisis del mundo

 

China, además de ser el país de origen de la pandemia, también es la primera nación en ver de frente los estragos económicos del COVID-19. Vuelos cancelados, empresas que cierran sus operaciones, ciudades enteras en absoluta pausa y casi toda la maquinaria de la “fábrica mundial” detenida. Todo esto con el objetivo de detener la propagación del virus.

 

Para tener una idea más clara del impacto del coronavirus en la economía china, durante el 2019 la contribución del gigante país asiático a la economía mundial fue de US$14 billones y, con la crisis actual, se estima que su PIB anual disminuya entre un 1% y 2%.

 

Este panorama no solo es preocupante para esta nación, sino que pone en tensión a muchos países alrededor del mundo ya que China representa el 18% del PIB anual mundial. Además, es el principal proveedor de materias primas para muchas industrias que han tenido que pausar su producción por tiempo indeterminado.

 

Como si esto no fuera suficiente, debido a la crisis en China el precio del petróleo se está desplomando, lo que tiene y seguirá teniendo efectos en otras economías importantes como la de EEUU.

 

¿Cuáles son las implicaciones de la caída del precio del petróleo?

 

En las últimas semanas el precio del petróleo cayó en un 20%, lo que los expertos califican como el peor desplome desde la Guerra del Golfo en 1991. Esto se debe, principalmente, a que Arabia Saudita aumentó la producción luego de que el acuerdo de recorte de bombeo entre Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) colapsara.

 

Implicaciones de la caída del petróleo por el coronavirus

Ahora, en medio de la pandemia, el mundo vive la guerra de los precios del petróleo. Y la primera muestra la dio Arabia Saudita cuando decidió ofrecer el crudo a diversos mercados con un descuento del 20%.

 

Aunque este desplome no se debe principalmente a la pandemia mundial, sí se agudiza debido a ella ya que con la pausa generalizada que sufren muchos mercados en el mundo, la demanda de crudo ha bajado considerablemente.

 

El comportamiento del precio del petróleo tuvo efectos negativos para los países cuyos ingresos fiscales dependen directamente de las exportaciones de crudo, entre ellos Venezuela, Colombia y Ecuador. Sin embargo, cabe notar que pasó lo mismo en las bolsas de todo el mundo el pasado lunes 9 de marzo, en lo que los analistas llamaron el “lunes negro”.

 

El “lunes negro” de las bolsas

 

El pasado lunes 9 de marzo fue llamado por los expertos como el “lunes negro” de las bolsas alrededor del mundo, luego de que se registraran desplomes y caídas que no se veían desde la crisis del 2008.

 

Específicamente, la Bolsa de Valores de Nueva York empezó la jornada con una caída del 7% y que a medida que avanzaba el día llegó casi al 8%, lo que forzó a suspender las transacciones durante 15 minutos. La Bolsa de Sao Paulo tuvo que suspender actividad durante 30 minutos luego de que cayera un 10% justo después de su apertura. Por su parte, la Bolsa de Buenos Aires registró una caída en apertura del 12%. Finalmente, la Bolsa de Milán se hundió en más de un 11%.

 

Estas cifras y este comportamiento histórico refleja el enrome pánico que existe en todos los mercados debido a la rápida propagación del coronavirus y sus impactos en la economía de las diversas naciones alrededor del mundo.

 

A esto se le suma la caída de las monedas a nivel mundial, mientras se dispara el precio del dólar. Tan solo en la región, algunos países como Brasil, Chile, México, Argentina, Perú y Colombia se enfrentan a la devaluación de sus monedas. Dado que el dólar es el principal refugio económico a nivel mundial, los inversores mundiales prefieren refugiar sus capitales en el dólar, y esta fuga, sumada a la baja de demanda del petróleo y materias primas, son los causantes de la crisis que experimentan algunos países latinoamericanos.

 

Empresas, las más afectadas por la pandemia

 

Ahora, otra arista de la crisis es la forma en la que el coronavirus (COVID-19) afecta a las empresas, especialmente a las pequeñas y medianas. Con la subida histórica del dólar, la caída del precio del petróleo y las medidas de aislamiento y cuarentena que países como Italia, España, China y algunos otros han tenido que dictar para contener el virus, lo que los expertos pronostican es la bancarrota de cientos de empresas y negocios.

 

Y es que, aunque muchas empresas han implementado el teletrabajo (unas forzadas y otras que ya contaban con la infraestructura y los protocolos para el trabajo remoto), muchas organizaciones no pueden hacerlo porque simplemente su labor económica no lo permite. Entonces, ante la encrucijada de si exponer o no a sus empleados o frente a la demanda de los diversos gobiernos, se han visto en la obligación de cerrar operaciones.

 

Esto, además de ser un problema para la industria, es una amenaza para muchas empresas pequeñas y medianas que posiblemente se vean en serios problemas financieros. Muchas tendrán que cortar gastos y despedir personas para mantener a flote la organización. A nivel social, esto podría ser una bomba de tiempo. Al respecto, la Organización Internacional de Trabajo (OIT) anunció que el COVID-19 pone en riesgo alrededor de 25 millones de empleaos en todo el mundo.

 

¿Qué están haciendo los gobiernos?

 

En medio de la crisis sanitaria, social y económica que enfrentan muchos países debido a la propagación del virus dentro de sus territoritos, los gobiernos de turno se han visto en la necesidad de tomar medidas drásticas y algunas sin precedentes para suavizar las medidas de aislamiento sin comprometer demasiado la economía nacional.

 

Medidas de los gobiernos ante coronavirus

Algunas de ellas tienen como objetivo aliviar la deuda de los ciudadanos y evitar la crisis financiera de los hogares durante el aislamiento, como la medida de suspender el pago de los créditos hipotecarios que tomó Italia y que puede durar hasta los 18 meses. Otra medida con este fin es la que tomaron Alemania y Francia, que busca reducir el número de horas trabajadas mediante un apoyo a las empresas.

 

Otras medidas buscan reducir el impacto en las empresas, como la que tomó España, que consiste en diferir los pagos de impuestos a pequeñas y medianas empresas en un periodo moratorio de seis meses. Otro ejemplo es la decisión que tomó Alemania para hacerle préstamos a las empresas en términos de liquidez ilimitada para lograr hacerle frente a las consecuencias de la pandemia.

 

Los pronósticos: ¿recesión mundial?

 

Muchos expertos apuntan a que en efecto habrá periodos de recesión y crisis económica en varios países, especialmente los más afectados por la pandemia. Sin embargo, este dependerá de cuánto se demore el mundo en detener el avance de la propagación y tratar los casos existentes.

 

Con el panorama actual de países en los que están lejos de contener la propagación, como España e Italia, y de los países en los que los casos aún no son críticos pero crecen con rapidez a diario (varios de América Latina), es difícil asegurar a ciencia cierta cuál será el efecto real del COVID-19 en la economía mundial.

 

Por ahora, la ONU estima que el virus le costará a la economía más de un billón de dólares tan solo en el 2020 y en comparación a lo que se estimaba a finales del 2019 y principios del presente año. Por ahora, muchos expertos opinan que no solo se debe trabajar por la pandemia del virus, sino por la crisis que dejará y que podría tener consecuencias igual de devastadoras a nivel mundial.

 

  

Leer más:

 

• Empresario: ¿qué es la matrícula mercantil y por qué debe actualizarla?

• La nueva forma de solicitar un préstamo: los créditos en línea

• ¿Cómo hacen las empresas para retener a sus empleados por décadas?

 

 

 

 

+ LEIDO