Guerra en crisis: China vs. Estados Unidos

ECONOMÍA
30/03/2020
157

Guerra económica ente EEUU y China en medio de crisis por el coronavirus.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha sido un tema que ha ocupado los titulares de los más importantes medios del mundo desde hace ya bastante tiempo, especialmente por las muestras de hostilidad que ambos países han mostrado en los últimos meses y por el reciente acuerdo comercial que firmaron para bajar la intensidad del conflicto.

 

Sin embargo, debido a la rápida propagación del covid-19 (virus perteneciente a la familia coronavirus) y las medidas históricas que muchos países han tenido que tomar para contrarrestarla, esta batalla por la conquista del mercado mundial se ha visto renovada. Las últimas noticias de Estados Unidos y China que ha recibido el mundo representan una nueva ola de rivalidad política y comercial durante la crisis por la pandemia mundial.

 

El inicio de la guerra comercial

 

En el 2018, el Gobierno de los Estados Unidos decidió imponer aranceles sobre lavadoras y paneles solares importados debido a lo que Trump ha llamado “prácticas comerciales desleales” por parte de China y con el objetivo de proteger a los productores nacionales. Este fue el inicio de lo que algunos expertos han llamado la guerra fría tecnológica entre estas dos superpotencias y que se juega, principalmente, en el campo de la tecnología 5G y la inteligencia artificial.

 

La motivación del presidente Donald Trump para subir los aranceles de los productos importados está basada en la idea de que, según su postura, muchos países de han aprovechado de Estados Unidos, especialmente China y sus socios comerciales. Esta demanda fue vista con buenos ojos en Washington, en donde la gran diferencia entre las exportaciones y las importaciones del país también jugó un papel importante en la consolidación de esta inconformidad.

 

Por esa razón, ha alentado a las empresas estadounidenses a mudar sus centrales de producción y los empleos de vuelta al país. Todo esto envuelto en un discurso alrededor de la recuperación del poderío estadounidense.

 

Como consecuencia de esta primera muestra de rivalidad, China aumentó también los precios de los aranceles a los productos estadounidenses y tomó otras medidas comerciales como una respuesta a la primera ofensiva. A la fecha, Estados Unidos ha aplicado 550 mil millones de dólares en aranceles a los productos del gigante asiático: China, por su parte, ha establecido aranceles a bienes norteamericanos por 185 mil millones de dólares.

 

La fase uno del tratado comercial

 

A pesar de las campañas que ambos países se lanzaron durante los últimos años y que han tenido repercusiones en la economía mundial y los mercados globales, este año las dos superpotencias firmaron la fase uno de un acuerdo comercial que, supuestamente, ponía fin a la rivalidad.

 

Tanto Donald Trump como Xi Jinping, presidente de China, han asumido compromisos con la reducción del precio de los aranceles y el aumento de la importación de productos. Sin embargo, a pesar de que Trump llamó al acuerdo el más grande del momento, en este acuerdo no se tocaron los puntos clave que desataron la rivalidad y que, de fondo, son los que alimentan el conflicto.

 

El liderazgo mundial está en juego

 

Ahora, la propagación del covid-19 presenta un nuevo campo de batalla para las dos superpotencias y un motivo más de fractura en las relaciones políticas y comerciales. Además de la molestia por las ya preocupantes implicaciones del covid-19 en la economía mundial, el presidente de los Estados Unidos ha acusado al presidente de China de ocultar al mundo la información sobre el covid-19 —al que se refiere como el virus chino— y de no responder oportunamente a la emergencia en el país, permitiendo la propagación global.

 

Por su parte, algunos miembros del Gobierno chino han argumentado abiertamente que el virus provino de Estados Unidos, específicamente, que había llegado a China por medio de soldados estadounidenses en los Juegos Mundiales Militares que se celebraron en Wuhan durante octubre del 2019. Adjunta a esa acusación en redes sociales, hay un video en el que se ve al director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., Robert R. Redfield, afirmando ante el Congreso que algunas de las muertes por gripa en el país se debieron al nuevo coronavirus. Por esta razón, algunos políticos chinos le solicitan a Estados Unidos hablar con trasparencia y entregar la fecha exacta del video en cuestión.

 

Ahora, además del desarrollo tecnológico (5G e inteligencia artificial) y la disputa por el modelo económico, China y Estados Unidos compiten junto a Europa en la espinosa carrera por encontrar una vacuna para el covid-19.

 

Más allá de esta discusión, lo que se juega de fondo en estos momentos es el liderazgo mundial, puesto que aún son inciertas las consecuencias reales del covid-19 en el mundo y en Estados Unidos, que recientemente ocupó el lugar del país del mundo con más contagios (sobrepasando a su rival). China se ha empezado a recuperar de a poco del duro golpe que recibió por la pandemia y ha enviado brigadas médicas a varios países del mundo con la esperanza de mejorar su imagen. ¿Qué le espera a Estados Unidos que hasta ahora está empezando a ver los días más difíciles y catastróficos de la pandemia?, ¿logrará China salir mejor librado que sus rivales?

 

  

Leer más:

 

¿Cuáles son las consecuencias económicas del COVID-19?

• Empresario: ¿qué es la matrícula mercantil y por qué debe actualizarla?

• La nueva forma de solicitar un préstamo: los créditos en línea

 

 

 

 

+ LEIDO