Capital Neto de Trabajo

ECONOMÍA
24/09/2020
60

Capital neto de trabajo

El capital neto de trabajo es un indicador financiero y de gestión muy importante para la operación de las empresas y el seguimiento de las actividades económicas. En esta nota le contamos de qué se trata, por qué es importante, cómo se mide y todo lo que necesita saber sobre este indicador.

 

 

¿Qué es el capital neto de trabajo?

 

La gestión del capital neto de trabajo busca medir lo que comúnmente conocemos como activo corriente, es decir, todos los recursos que la compañía necesita para poder operar con normalidad. Ya sea que se trate de dinero en efectivo, inversiones a corto plazo, inventario general, cartera, depósitos bancarios, materias primas, etc. En general, se trata de todo aquello que pueda convertirse en efectivo en corto plazo.

 

Es importante saber que el cálculo tiene en cuenta todos los recursos con los que cuenta la empresa una vez se hayan cancelado todos los pasivos a corto plazo. Es decir, todos los recursos que se tengan en cuenta al calcular el indicador de capital de trabajo neto deben estar disponibles inmediatamente para que la empresa disponga de ellos.

 

 

¿Para qué sirve calcular el capital neto de trabajo?

 

Calcular este indicador sirve principalmente para llevar un control de la liquidez a corto plazo de la empresa y hacer un seguimiento de la capacidad gerencial de la compañía para gestionar los activos de manera eficiente y estratégica. De igual forma, al calcular este indicador se puede estimar la capacidad de crecimiento de la organización y en qué posición se encuentra para avanzar en el mercado.

 

 

Fórmula del indicador de capital neto de trabajo

 

Como mencionamos anteriormente, el capital neto de trabajo se calcula restando los pasivos corrientes a los activos corrientes. En este caso, la fórmula para determinar el indicador es similar a la de la razón corriente, en dónde se busca que haya una relación como mínimo de 1:1, es decir, que las obligaciones y las deudas de la empresa no superen su capital a corto plazo.

 

Así, la fórmula del indicador de capital neto de trabajo es:

 

 

Capital de trabajo neto = activos corrientes – pasivos corrientes

 

 

Aunque el cálculo de este indicador parece bastante simple, será necesario tener un nivel alto de control y de conocimientos sobre las finanzas de la empresa. Así, deberá conocer los gastos y los costos más esenciales en el ejercicio de su negocio. Algunos de ellos son: electricidad, arriendo, costos de personal, artículos de oficina, artículos de limpieza, servicios públicos, seguros, previsión fiscal, etc.

 

 

Ejemplo del indicador de capital neto de trabajo

 

Teniendo en cuenta lo anterior, en un ejemplo del cálculo del indicador de capital neto de trabajo tendremos que determinar los activos corrientes necesarios para el funcionamiento de la empresa.

 

Capital neto de trabajo:

 

 

Efectivo (o equivalente de efectivo) + inversiones + cuentas por cobrar comerciales + inventario e insumos – cuentas por pagar o pasivos comerciales – gastos acumulados o generales

 

 

El valor restante de esta operación será el capital neto de trabajo de su organización. Tenga en cuenta que los activos corrientes son aquellos que estarán disponibles en los próximos 12 meses (este es el plazo máximo), y los pasivos corrientes son aquellos que vencen en el mismo periodo de tiempo.

 

 

Interpretación del capital neto de trabajo

 

Como ya lo mencionamos, este indicador representa seguridad para las obligaciones futuras cercanas de la compañía, por eso se considera que una buena relación del capital de trabajo está entre 1.2 y 2.0. Tener como resultado un capital menor a 1.0 no quiere decir que la empresa no pueda operar o que no tenga recursos. Lo que indica es que está corriendo un alto riesgo de caer en iliquidez y por tanto en peligro de quiebra. 

 

Por otro lado, una relación de más de 2.0 no es del todo positiva puesto que puede indicar que la empresa no está utilizando sus activos adecuadamente para generar el máximo ingreso posible.  

 

Es importante entender que prácticamente ninguno de los indicadores de finanzas y gestión por sí solos pueden dar una mirada integral de la situación de liquidez de una empresa. Por esta razón, es necesario acudir a varios de ellos y contrastar la información.

 

Lo invitamos a que siga leyendo nuestro blog de tendencias empresariales para enterarse de todo lo que pasa en el mundo de las finanzas.

 

  

Leer más:

 

Razón Corriente

• Indicadores financieros y de gestión

• Cinco formas de fomentar la mentalidad global en su empresa

 

 

 

+ LEIDO