Razón Corriente

ECONOMÍA
10/09/2020
538

Interpretación del indicador de razón corriente

Ya hemos hablado de los indicadores financieros y de gestión que utilizan las empresas para medir su rendimiento interno, por esa razón, el día de hoy en nuestro blog para empresarios, hablaremos de la interpretación del índice razón corriente, uno de los indicadores de liquidez corriente que pueden implementar las empresas para medir su capacidad de responsabilidad ante obligaciones financieras.

 

 

¿Qué es la razón corriente?

 

El índice de razón corriente es el encargado de indicarnos qué proporción de deudas de corto plazo pueden ser cubiertas por los activos o, en otras palabras, cuál es la capacidad de la organización para cumplir con sus obligaciones financieras (deudas o pasivos) a corto plazo. Es importante tener en cuenta que a este indicador también se le conoce como Índice de Liquidez, Razón de Capital de Trabajo, Prueba de Solvencia, entre otras.

 

El indicador de razón corriente no puede utilizarse bajo ninguna circunstancia como el único índice o prueba de liquidez de una empresa puesto que, a pesar de que muestra la cantidad de activos con los que cuenta la compañía en un tiempo determinado, no garantiza que estos activos representen un flujo de efectivo suficiente para que la organización pueda cumplir con sus obligaciones.

 

En este sentido, le recomendamos complementar su análisis con otros de los principales indicadores financieros para que pueda tomar decisiones acertadas.

 

 

Fórmula del índice de razón corriente

 

Debido a que el índice de razón corriente busca medir la relación que hay entre los activos corrientes y los pasivos corrientes, la fórmula para su cálculo al interior de una empresa sería la siguiente:

 

 

Razón corriente= Activo circulante / pasivo circulante

 

 

En dónde, por cada peso que debe pagar la empresa en pasivos corrientes, tiene en activos corrientes X pesos para responder a sus responsabilidades (deudas o pasivos) en el corto plazo.

 

 

¿Cómo se debe interpretar el indicador de razón corriente?

 

La interpretación del indicador de razón corriente debe realizarse en compañía con otros resultados de comportamiento de la empresa. Estos otros resultados pueden ser los índices de rotación y la prueba ácida ya que pueden aportar información más eficiente sobre la situación de la empresa en el corto plazo en relación a sus obligaciones.

 

Cabe resaltar, además, qué este indicador se mide de forma estática, es decir, presenta una visión de la empresa en un momento determinado de tiempo y, por consiguiente, no puede dar luces sobre el futuro financiero de la organización.

 

Por lo general, se recomienda que para la interpretación de este índice el ratio adecuado para la liquidez corriente oscile entre 1.5 y 2, es decir, que se puede interpretar como que «a mayor ratio, mejor». En este escenario, una empresa con un ratio menor a 1 no estaría en capacidad de cumplir con sus obligaciones financieras.

 

 

Ejemplo

 

Un ejemplo simple para entender cómo se calcula la razón corriente al interior de una empresa es el siguiente:

 

 

Una empresa cuenta con $ 1,500 en las cuentas del Activo Corriente, y $ 600 en Pasivo Corriente, entonces se dice que:

 

 

Razón Corriente = 1,500 / 600 = 2.5 veces

 

 

En este escenario, se dice que la empresa en cuestión sí cuenta con la capacidad de pago de sus obligaciones en corto plazo ya que puede cubrir en un 2.5 veces sus deudas.

 

De esta forma se puede calcular la razón corriente al interior de las empresas. Recuerde que es indispensable tener en cuenta los demás indicadores de liquidez a la hora de obtener un panorama general de la situación financiera y de gestión de la organización.

 

Lo invitamos a que siga leyendo más contenidos en nuestro blog y se entere todas las noticias financieras hoy que tenemos para usted.

 

  

Leer más:

 

Indicadores financieros y de gestión

• Cinco formas de fomentar la mentalidad global en su empresa

• Tendencias de marketing de redes sociales para el 2020

 

 

 

+ LEIDO